Se abre un día gris…

Hace unas horas leía uno de los muchos artículos de Vicente Verdú en “El País”, tratando un tema de primera actualidad, me refiero evidentemente a las relaciones personales, su evolución, así como su insatisfacción recíproca. Él sostenía sus opiniones en una seria de estadísticas que dejaban a las claras que los matrimonios no se aman, es más, muchos de ellos inclusive no se soportan. Eso sí, tampoco dan el paso decisivo para divorciarse. Como es lógico, lo primero que me he preguntado es, ¿por qué? ¿Acaso no buscar la paz interior en la única vida que tenemos no es motivo más que suficiente para evitar el apoltronamiento? Pues parece ser que no…

Esta lectura me recordó uno de mis principales motivos de tristeza, que no es otro que un panteísmo generalizado de desilusión, y por consecuencia, de falta de todo lo descrito como pasional. Y no sólo en las relaciones personales, sino en los proyectos que se emprenden o en las actividades que se planifican.

A fin de cuentas qué nos cabe esperar de una sociedad, es decir, de un conjunto de individuos que se han olvidado literalmente del amor, y por ende, de su propia libertad. ¿Qué es el amor? Pues es una pregunta que jamás sabría contestar a pesar de que sea uno de los temas más cantados y vitoreados por los poetas, e incluso analizado por la ciencia. Lo que sí puedo dar son algunas notas en referencia a qué debería producir ese amor, y entre ellas, no puedo dejar pasar por alto la fusión para con el otro, la percepción de unidad o incluso el altruismo total y pleno, aunque sólo sea con esa persona.

Sin embargo, y desafortunadamente esto es muy difícil de ver. Que el amor ya no es apasionado es una realidad bien conocida por todos, ahora, que se haya esculpido hasta el punto de tener la misma categoría de una de las muchas empresas con las que realmente se comunica el ser humano…

Y cuando me refiero a empresas, no me refiero en exclusiva a parcelas o a unidades económicas, me refiero literalmente a los porqués de cada cosa. Desde luego, y tras esta reflexión, creo, que al menos yo, he llegado a comprender por qué el ser humano puede verse identificado cada vez más y con más virulencia sobre una laguna de plástico. He llegado a comprender el porqué de la comodidad, y en consecuencia, el lógico desprecio a la vida, al color o la poesía.

***

Y quizás entre estos ramalazos, por no decir latigazos de emociones nació este poema. “Obertura” es su título, en estos momentos no me atrevo a decir por qué, pero seguramente tenga relación a lo que siento cuando abro los ojos e imagino el otro lado de la puerta de mi habitación. Desde luego que yo conozco y me busco en el color, en la luz, en el amor, en elementos tan simples como los que nos ha dado genéticamente la vida y la inteligencia para ser lo que somos, no aspiro a más.

Sin embargo, al cruzar esa puerta, no puedo dejar de ver a personas dispersas y mareadas en una rutina que no lleva a ninguna parte, ceñidos a las hombreras de un sistema productivo, para de algún modo subvencionarlo con nuestra propia sangre para que siga filtrando aquello para lo que hemos venido…

Es entonces cuando me vuelvo, cuando siento el dolor más grande, que no es otro que el de alma, un dolor que llega después de que el compañero te apague las luces del sol y te busque en alguna de las muchas espalderas de esta cadena productiva.

Tengo la seguridad de que esta agitación, sino lo es, podría parecerse mucho a la verdadera definición de la muerte.

***

Aprovecho una vez más para pedir vuestra colaboración con la adquisición de este ejemplar de poesía. Actualmente lo vende y distribuye “Poesía eres tú”, firma a la que ya no podré dejar de darle las gracias por no cortarme las alas en ningún momento en todas y cada una de mis iniciativas.

Insisto, salvo un 20% para gastos, el resto de las ganancias irán destinadas única y exclusivamente para la realización de proyectos humanitarios, ecologistas y animalistas.

Y por ello, y gracias a su extrema colaboración, querría dedicarle este poema a mi amiga Enriqueta Gil Geloso, actual artífice y promotora de que mis libros puedan leerse y moverse en Argentina.

Gracias, Enriqueta.

Obertura

 

La vajilla desgastada

del tiempo

atraviesa mis mandíbulas

con el aguijón

alborotado

en la misma combustión

que atraviesa los cojines

con la boquilla de una bombona entreabierta

en el útero de la ventana.

 

En él,

puedo ver las caderas nerviosas de una niña

vestida con los tacones

que succionan el torniquete

de mis anginas

hacia el intestino que fecunda

las sandalias del alfiler.

 

Los viandantes me esperan al otro lado del comedor,

cuando alguien me contesta

arañando el silencio

afilado

en cemento la dictadura

de mis lágrimas.

 

Lo siento,

no puedo escuchar

lo que ahora se agrieta

bajo el tapete asfaltado

en la tachadura

imprecisa

de la mordaza.

 

“Ven”.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Se abre un día gris…

  1. Gracias David por tan bella poesía.
    Tienes un talento especial para transmitir lo que sientes y un caudal inmenso de emociones para describir el amor en su estado más puro.
    Enriqueta Gil Geloso.

  2. Maribel Lanza Espada

    David,que sierto que todo se a ha convertido en un mundo supeficial donde las cosas realmentes importantes como el amor ya sea entre una pareja o hacia otras personas y animales quedan un segundo lugar.Y me incluyo en algunas cosas y siempre por poco tiempo que tengamos reflexcionar sobre lo realmente importante en la vida y la poesia ayuda…Gracias por compartirlas…Las escribes desde el Alma…
    lo realmente impotante en este mundo.El sacar tiempo para leer poesia
    popesias

    na de esas cosas y si por poco tiemquequtet t podamos t

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s